Tratamiento integral y análisis de agua de pozo

Tratamiento de agua de pozo

Características que debe cumplir el agua de pozo

Para que el agua pueda ser consumida debe cumplir una serie de características. Es necesario un análisis previo y el tratamiento necesario. Para determinar la calidad del agua realizamos una analítica previa debidamente acreditado por ENAC, el cual nos arrojará los parámetros a tratar en su pozo. Dentro de la variabilidad del mismo, los parámetros más comunes a tener en cuenta son: dureza cálcica, nitratos, nitritos, sulfatos, eccoli, colfirmes, turbidez y conductividad.

 

En Nösslin, disponemos de equipos que nos permiten aplicar tratamiento correctivo al exceso de cualquiera de estos parámetros. Para mayor comodidad del cliente, en Nösslin financiamos hasta 60 meses dicho tratamiento.

 

¡Consúltanos sin compromiso!

Agua de pozo

¿Cómo hacer potable el agua?

Tener un pozo supone disponer de una fuente de agua natural a bajo coste y de una calidad enorme. Este agua hay que tratarla adecuadamente para conseguir unas propiedades de agua excelentes. El pequeño sistema puede incluir, dependiendo del análisis previo de las aguas, los siguientes elementos:

  • Filtros de agua para bombas de pozo, para evitar la presencia de sedimentos.
  • Bomba dosificadora de cloro, para eliminar la posible presencia de virus y bacterias.
  • Descalcificador, lo más normal es que el agua del pozo contenga un alto nivel de sales disueltas, que se han ido filtrando y depositando. El descalcificador se encarga de reducir la dureza de agua.
  • Sistema de ósmosis inversa, es uno de los sistemas más sofisticados en tratamiento de agua, que se encargará de eliminar los últimos contaminantes.
  • Depósito de acumulación, para almacenar el agua.

El análisis del agua de pozo

Análisis de aguas

Antes de llevar a cabo el tratamiento del agua, es muy importante no consumir esta agua, ya que puede tener contaminantes, sobre todo si el pozo se encuentra cerca de zonas agrícolas, ganaderas, industriales o vertederos. El pozo también puede contar con la presencia de sustancias químicas o microorganismos filtrados a través de su fondo y sus paredes que pueden contaminar el agua. Entre los más comunes se encuentran:

  • Plomo: su presencia en el pozo se puede deber a que de forma natural se encuentra en el suelo o bien por la contaminación de la tierra.
  • Mercurio: se puede acumular bajo la tierra y las aguas por la industria, los pesticidas o productos de desecho provenientes del uso doméstico.
  • Bacterias: es uno de los problemas más graves puesto que su presencia puede desembocar en enfermedades gastrointestinales de diversa gravedad.