El impacto de los microplásticos en la salud

Con las investigaciones actuales, las cuales no son muchas, no es posible conocer el riesgo real de los microplásticos en la salud humana. Según advierte la Organización Mudial de la Salud (OMS) en un informe en Agosto, se necesita “urgentemente conocer más, porque esas partículas se encuentran incluso en el agua potable”, señala María Neira, directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente del organismo.

¿Qué son los microplásticos?

Se tratan de partículas plásticas indetectables para el ojo humano que se encuentran en el ambiente. Muchos de ellos se encuentran en el agua marina o en el agua o alimentos en contacto con envases de plástico estándar, como garrafas o botellas de agua.

Hay estudios que sugieren una absorción e impacto muy limitado de mircroplásticos de menos de 50 micras (0,05 milímetros) en animales de laboratorio a altas concentraciones, “pero se desconoce el impacto en seres humanos”.

Además, “no es probable que los microplásticos de más de 150 micrómetros sean absorbidos en el cuerpo humano y se espera que la entrada de partículas más pequeñas sea limitada”. “Sin embargo”, añade la OMS,  “la absorción de partículas microplásticas muy pequeñas, incluso en el rango de tamaño nano, puede ser mayor, aunque los datos son extremadamente limitados”.

No es fácil encontrar datos de qué ocurre con los desechos del tratamiento de las aguas ni del impacto que provocan en el entorno. “Los plásticos no se destruyen totalmente, sino que se transfieren de una parte a otra”, Al final pueden acabar en los océanos, “el sumidero definitivo de gran parte de los restos plásticos del mundo”.

La producción mundial de plástico ha aumentado de forma más o menos exponencial desde la década de 1950. El millón y medio de toneladas de entonces se convirtió en 322 millones en 2015 en Europa y en 348 en 2017, según datos de la Unión Europea. Si se añaden las fibras, la cantidad sube a 381 millones de toneladas. Al ritmo de crecimiento actual tanto de población como de consumo, se prevé que la fabricación se duplique en 2025 y se triplique en 2050, según la FAO. Un nivel de crecimiento que si se confirma, aumentará los riesgos tanto para el medio ambiente como para los humanos, asegura la OMS.

Noticia original de: ElPais.com

No Comments

Post A Comment